dissabte, 23 de novembre de 2013

La virgen es la que es fiel a sí misma, la que no pertenece a nadie




A las Sacerdotisas también se les llamaba Vírgenes, o vestales. Pero no tiene

nada que ver con el concepto de "inmaculada" que más tarde le aportaría el 

cristianismo. Para el cristianismo, la virgen "no conoce hombre", no mantiene

relaciones sexuales. Sin embargo, la virgen original era la mujer-Una, la que 

no pertenecía a nadie. 


Podía mantener relaciones con tantos hombres quisiera porque como

sacerdotisas eran las intermediarias divinas. Las relaciones sexuales/místicas 

no eran más que una forma de conexión con la Diosa universal. Y eran las 

vírgenes. La que no pertenecía a nadie era la virgen, la que es fiel a sí misma.


Con el monoteísmo judeocristiano se las empieza a perseguir y ellas se ven 

obligadas a realizar su culto en la sombra, a escondidas. Han pasado a ser 

propiedad del padre o el marido, y ellos redefinen el mundo.


Las antiguas vírgenes empiezan a ser denominadas prostitutas y se las echa 

de casa, se las lapida o se las quema, dependiendo del momento histórico o 

situación cultural, pero siempre son condenadas a la exclusión social. 



Sin embargo, yo encuentro muy interesante aquel concepto de Virgen, "la que  

es Una y completa, la que no pertenece a nadie, la que es fiel a sí 

misma"Nada que ver con el concepto de "fidelidad" (exclusivamente sexual) 

que el patriarcado impuso luego a la mujer respecto al hombre.



~Paule Salomón~  A través de Trece Lunas


Font de la imatge: flagworkz


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada